Blogia
Azahar y salitre

Castañas asadas.

Con la llegada de los primeros fríos, hace años, proliferaban por las calles los puestos de castañas asadas. Sobre un fogón de carbón vegetal, en una sartén con la base agujereada, se asaban esos frutos secos, que en España nos ha parecido siempre algo humilde, pero que en otros países, como en Francia, son apreciadísimas. Prueba de ello es un dulce llamado "Marrón glacé", hecho de unas castañas confitadas, carísimo. Para Navidad, me suelo dar el capricho de comprarme un frasco, y tras las comidas, me como una, acompañada de una copita de Oporto. ¡¡Sublime!!

Me vienen a la memoria recuerdos de la infancia, cuando mi madre o mi abuela me compraban un cucurucho de castañas asadas, que calentaban las manos mientras me las iba comiendo por la calle. El pelarlas era un reto, pues si estaban muy recientes, había que ir quitando la piel poco a poco, soplándo en los dedos de vez en cuando, de lo que quemaban. Hoy en día, se ve por el centro alguno de esos puestos, pero es más bien raro. Pocos oficios quedan de los que hacían que el pan se ganara en la calle, de forma modesta pero honrada.

Todo ésto viene a colación porque, anteayer, fuí a comprar unas cosas a un supermercado, de una cadena alemana (No digo nombres, por no dar publicidad gratuita. Je, je, je.), y me llamó la entención en uno de los expositores una de esas sartenes de base agujereada, que se vendía junto con un curioso artilugio para rajar las castañas, ya que si no se hace, antes de ponerlas al fuego, pueden dar un estallido. Como era barato (No llegaba a los 6 €), compré una. Cuando recogí a Pilar en su trabajo, compré una malla de castañas, y para merendar nos asamos unas cuantas, recordando los tiempos en que, de novios, comprábamos un paquete de ellas en invierno, y lo íbamos compartiendo por la calle...

Estaban deliciosas, aunque mis hijos no supieran apreciarlas cuando se las dimos a probar. Desgraciadamente, hoy en día se han impuesto más los artículos de bollería industrial, menos sanos que unos frutos secos.

Y, en otro orden de cosas, os comento que ya me encuentro más animado. Este pasado finde se me juntó todo, y me afectó mucho al ánimo. Ya he ido dejando "curriculims" por varios sitios, y he ido retomando los estudios para las oposiciones. Habrá que tener paciencia...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

11 comentarios

Señor Oscuro -

A mí me encantan los frutos secos. Aquí en Sevilla sigue siendo típico comprarlas en la calle, en los puestecitos que ponen por el centro.

Un saludo desde Sevilla.

Cris -

Ummm castañas... antes las hacíamos en casa, de niña digo.. y también recuerdo las de los puestos de la calle, que ya no las compro, son de mala calidad y caras.. La última vez que las comí fue en la parcela de unos amigos, hechas en horno antiguo de carbón... fue perfecto el momento.. a ver si compro o tomo por ahí en cuanto surja.

me alegro de que estés algo mejor, supongo que tendrás días de mejor y peor ánimo pero ves a por todas.

Enigmática -

No te lo vas a creer, casualidades de la vida... al salir del trabajo he ido a cierto supermercado muy conocido y al ir a su sección de frutos secos, he visto un paquete de marrón glacé y claro he pensado... esto es una señal y acabo de comerme una, la verdad es que está muy rico, gracias por la recomendación.

Besos,

Enigmática

Enigmática -

Yo si pienso en castañas me vienen a la mente los recuerdos de esas tardes viendo a mi abuela asándolas para todos, me has hecho revivir bonitos recuerdos.

Me alegro que estés mejor!

Besos,

Enigmática

rake -

Y yo que no he probado nunca las castañas asadas??? Pero de este año no pasa!! jaja!
Me alegro de que estes mejor! ;)
besillos ^^
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Pikifiore -

Mmmmm, a mí no me gusta demasiado cómo saben las castañas asadas pero adoro su olor, me encanta.Me recuerda a fechas proximas a la Navidad paseando por los alrededores de la Plaza Mayor...vaya!no sabía que el marron glacé era eso.Un besote,me alegro de que estés mejor.
Por cierto, yo tambien he retomado las oposiciones!!

acoolgirl -

A mi tampoco me gustan las castañas... me saben amargas!!! Me pasa lo mismo que a tus hijos!! Jajajaj!!!

Me alegro de que estes mejor... A ver que nos depara la suerte...

Un besitooo

Hadex -

mummmmmmmmm...Me encantan y además tengo la suerte de vivir en tierra de.....Pero,no puedo comer muchas. Es lo único en este mundo que me produce un terrible dolor de estómago. Pero una o dos siempre caen.

Biquiños!!

Ezne -

Me gustan, yo siempre veo un puestectito con castañas y boniatos asados. Tengo ganas de comerlas...

Un besito

PD.- ME alegro mucho que vayas mejor de animo, yo tampoco tengo buenas noticias laborales, ya te contaré via mail!

Más besos

l&m -

quantas lembranzas o de pelar as castanhas quentes!
animo com essas opos
beijos

susana -

Me alegro de que estés más animado. Las castañas asadas me gustan con el regustillo del carbón. No sé si en sartén estarán tan buenas. Un beso.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres